JACK RUSSELL TERRIER - como cuidar a mi perro

Razas: JACK RUSSELL TERRIER

La raza de perro JACK RUSSELL TERRIER se originó en Reino Unido.

Según el estándar oficial de esta raza, el jack russell terrier debe ser más largo que alto, siendo la altura ideal de 25-30 cm hasta la cruz y el peso entre los 5 y 7 kg.

JACK RUSSELL TERRIER - como cuidar a mi perroAunque el jack russell sea un perro de raza pequeña, no debe engañarnos su baja estatura, puesto que sus patas, pecho y lomo acostumbran a ser fuertes y musculosos.

El resto de sus rasgos físicos son:

  • un hocico ligeramente ancho
  • con la trufa y los labios negros
  • su mandíbula es profunda, ancha y fuerte.
  • ojos oscuros, pequeños, almendrados y con el borde de color negro, como la nariz y los labios.
  • Sus orejas largas siempre se muestran caídas o semicaídas, tapando el conducto auditivo.
  • El pelo de su manto es corto y duro, aunque puede variar en apariencia y mostrarse liso o quebradizo,
  • El color de base y, por tanto, el predominante debe ser siempre el blanco. Sobre él, suelen aparecer manchas que pueden ser de color negro o fuego, sin importar las tonalidades de este último color. En general, las marcas aparecen en el rostro del perro en forma de máscara facial, pero también puede presentarlas en otras partes del cuerpo e, incluso, ser de varios tonos.

Cuidados

Al tratarse de un perro de raza pequeña, el jack russell es ideal para vivir tanto en pisos pequeños como en apartamentos y casas más grandes. Se adapta a todos los espacios siempre y cuando disponga de un tiempo mínimo de ejercicio al día.

JACK RUSSELL TERRIER - como cuidar a mi perro

El jack russell es de origen cazador, por lo que está en su instinto y su naturaleza la necesidad de correr y ejercitarse.

Al tratarse de un perro con las extremidades tan cortas y delicadas, no podemos realizar un día un ejercicio de intensidad baja y dentro de dos días actividades de intensidad muy alta porque solo conseguiríamos dañar sus articulaciones.

Lo ideal es sacar al jack russell terrier a pasear entre tres y cuatro veces al día, siguiendo un horario fijo y ofreciéndole cada día la misma intensidad de ejercicio. Lo que sí es recomendable variar es la ruta a seguir, evitando hacer durante todos los paseos el mismo camino. Dentro del número de salidas, dos de ellas deben estar dedicadas a pasear de forma más calmada y las otras dos a ofrecerle una hora como mínimo de ejercicio, en la que incluyamos juegos que le hagan correr y actividades que le ayuden a quemar la energía acumulada.

Como muchos otros perros de raza pequeña y mediana, el jack russell tiene tendencia a padecer obesidad si no se cuida su alimentación, así como problemas de carácter osteoarticular por su rápido crecimiento. De ahí, también, la importancia del ejercicio. De esta forma, ofreceremos al jack russell cachorro comida de calidad de la gama junior hasta los 10 meses, que es cuando alcanza la edad adulta. Luego, pasaremos a usar comida para perros adultos, también de calidad.

Tendremos que bañarlo una vez al mes o cuando consideremos que está sucio, aprovechando para limpiar sus orejas siguiendo las instrucciones del veterinario. Por otro lado, tendremos que cepillarlo dos veces a la semana e incrementar los cepillados en época de muda. Así mismo, mantendremos en perfectas condiciones sus uñas.

Carácter del jack russell

JACK RUSSELL TERRIER - como cuidar a mi perroComo muchos perros de caza, el jack russell es de carácter temperamental, trabajador, audaz, intrépido, curioso, muy activo y siempre está alerta. Así mismo, es inteligente, muy fiel y valiente a pesar de su reducido tamaño.

Si lo socializamos correctamente, puede llegar a ser muy amigable, divertido y sociable. Al tener tanta energía y ser tan activo, le encanta jugar, por lo que si tenemos hijos puede convertirse en su compañero ideal. De hecho, es altamente beneficioso para el jack russell la convivencia con niños, siempre que estos sepan tratarlo y respetarlo adecuadamente, porque es un perro que raras veces se cansa y necesita jugar para quemar energía.

Del mismo modo, si no hay niños en casa ni somos personas activas no se recomienda adoptar a un jack russell, ya que, como comentamos, requiere de dueños que puedan ayudarle a realizar la cantidad de ejercicio que necesita.

Comportamiento

En general, si somos constantes en su educación, coherentes y hacemos uso del refuerzo positivo desde cachorro, el jack russell raras veces adopta un mal comportamiento. De esta forma, si realizamos los paseos mínimos establecidos jamás hará sus necesidades dentro del hogar, exceptuando las primeras veces en las que todavía se encuentra en periodo de aprendizaje.

Tampoco es un perro destructor, con afán por morder los muebles u otros objetos si le proporcionamos juguetes mordedores para cuando necesite jugar o aliviar el dolor producido por el crecimiento de los dientes. Eso sí, al ser tan excitable, activo, enérgico y temperamental, si disponemos de jardín y no le ofrecemos el ejercicio suficiente es posible que nos encontremos con algunos hoyos cavados por él.JACK RUSSELL TERRIER - como cuidar a mi perro

Así mismo, este mismo carácter del jack russell puede llevarle a ser un perro que necesite más tiempo que otros para aprender una orden. Aunque puede ser poco obediente en este aspecto, si trabajamos con él a diario y lo premiamos cada vez que haga algo bien acabará por aprender e interiorizar las órdenes que queremos transmitirle.

Por otro lado, el jack russell terrier es un perro con tendencia a ladrar mucho. Al estar siempre alerta y ser tan curioso, no es de extrañar que ladre cuando oiga algún ruido extraño o un desconocido llame a la puerta. De esta forma, tendremos que educarle para sepa cuándo ladrar y cuándo no, así como enseñarle a canalizar este tipo de emociones para evitar que le generen estrés o ansiedad.

Educación del jack russell terrier

Tras conocer el carácter y comportamiento del jack russell terrier, vemos como una correcta educación es fundamental para conseguir que sea un perro equilibrado y sano. No educarlo adecuadamente puede llevar a que el jack russell se vuelva inestable y muy difícil de controlar. Por ello, no es recomendable para dueños principiantes, ya que requiere de dueños experimentados en la educación canina y adiestramiento, que sepan mantenerse firmes y guiar el carácter temperamental de esta raza de perro.

Problemas de salud

Aunque el jack russell terrier es una raza de perro fuerte e increíblemente sana, que puede ahorrarnos muchas visitas al veterinario si le ofrecemos el ejercicio que necesita y una alimentación adecuada, también es cierto que existe una serie de patologías, en especial de carácter hereditario, más comunes que otras en él. Los problemas de salud más comunes en los perros jack russell son las siguientes:

  • Ataxia y mielopatía de terrier. Al ser descendiente directo del fox terrier, el jack russell puede sufrir ataxia herditaria o mielopatía en el sistema nervioso. Pueden desarrollarse tanto durante los primeros meses de vida como una vez alcanzada la vejez, siendo los principales síntomas la falta de coordinación, dificultades para caminar e, incluso, mantenerse de pie.
  • Luxación de rótula. Se da cuando la rótula, hueso situado justo delante de la articulación de la rodilla, se desplaza, provocando en el animal dolor y, por tanto, dificultades para caminar. Puede tratarse de una enfermedad hereditaria u ocurrir como consecuencia de un traumatismo.
  • Luxación del cristalino. Sucede cuando el cristalino no queda sujeto al ojo a través de las fibras zonulares y, por ende, se desplaza y mueve de su posición natural. Esta luxación puede ser de carácter hereditario o estar provocada por otros problemas oculares, como el glaucoma o catarata.
  • Sordera. Los problemas en el sistema auditivo del jack russell suelen estar estrechamente relacionados con la ataxia, aunque también pueden aparecer de forma aislada como consecuencia de la edad.

Además de las enfermedades y trastornos mencionados, si no ejercitamos al jack russell este acabará desarrollando estrés, ansiedad o depresión. En caso de detectar alguna anomalía tanto física como mental, será recomendable acudir al veterinario lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *