Garrapatas, ¿Cómo identificarlas y eliminarlas?

Las garrapatas constituyen uno de los parásitos externos más comunes y dañinos para todas nuestras mascotas, en especial para nuestros perretes.

Las garrapatas no solo producen un molesto picor en la piel de los perros si no que generan infecciones cutáneas e incluso pueden transmitir a nuestros perretes numerosas enfermedades a través de su picadura.

¿Cómo identificar una garrapata?

Las garrapatas son arácnidos que se hospedan en la piel del animal para alimentarse de su sangre. Para diferenciar las múltiples especies de garrapatas que existen, las podemos dividir en dos grandes familias, las duras (Ixodidae) y las blandas (Argasidae).

Dentro de las garrapatas duras, las más comunes que se hospedan en los perros son: Amblyomma, Dermacentor, Haemaphysalis, Hyalomma, rhipicehpahlus-garrapatas-duras-como-cuidar-a-mi-perroIxodes y , siendo este último el más usual de todos por habitar en prácticamente todas las regiones del mundo.
Para identificar una garrapata dura deberemos fijarnos en la zona dorsal del parásito, donde veremos de forma clara la presencia de un escudo o caparazón duro. En los machos, dicho caparazón recubre toda la parte superior de su cuerpo, mientras que en las hembras solo tapa la zona más próxima a la cabeza.

 

otobius-megnini-garrapata-blanda-como-cuidar-a-mi-perro

En cuanto a las garrapatas blandas, la más común es la denominada como Otobius megnini. Es la que suele instalarse en las orejas de los perros y se diferencia del grupo anterior, principalmente, por no contar con el caparazón dorsal.

 

 

 

Todas las especies de garrapatas pasan por las mismas fases evolutivas a lo largo de su vida tras salir del huevo: larva, ninfa y adulta. En todas sus fases la garrapata necesita alimentarse de sangre, por lo que puede empezar a hospedarse en nuestros perros desde su nacimiento. En general, las larvas y ninfas acostumbran a instalarse en el lomo de nuestros perros, mientras que las adultas prefieren las zonas donde la piel es más delgada y, por tanto, pueden alimentarse mejor, como el cuello, las orejas o entre los dedos.

 

La picadura de la garrapata

Para poder entender cómo pican las garrapatas y en qué consiste su alimentación, primero debemos saber dónde suelen habitar y cómo llegan a hospedarse en la piel de nuestros perros.

garrapatas-como-cuidar-a-mi-perroLas estaciones del año con mayor actividad de garrapatas son, desde la llegada de la primavera hasta el otoño. Durante el invierno, la mayoría de especies de garrapatas optan por hibernar, solo una minoría es capaz de permanecer activa durante todo el año.

Las garrapatas no pueden volar ni saltar, por lo que cuando no se encuentran sobre la superficie de un cuerpo hospedador, están en el suelo. La mayoría de ellas sobreviven en la naturaleza, en zonas rurales, en bosques, en el campo o, incluso, en jardines y parques con vegetación cercanos a las franjas urbanas. De esta forma, cuando el perro pasa por un sector infestado de estos parásitos, la garrapata accede a él a través de sus patas, estas empiezan a trepar y recorrer todo su cuerpo hasta encontrar el lugar idóneo para instalarse y empezar a alimentarse.

 

Síntomas de garrapatas

Las garrapatas adultas prefieren aquellas zonas en las que la piel es más fina y pueden acceder a la sangre de forma más rápida, como el cuello, las orejas, las ingles o la zona perianal, o puntos a los que el perro no puede acceder para rascarse, por lo que estas partes serán las primeras que deberás examinar si sospechas que tu perro tiene garrapatas. Una vez instalado el parásito, pasará a perforar la piel para empezar a alimentarse, provocando una consiguiente hemorragia de fácil identificación. De igual modo, al mismo tiempo que se alimenta, la garrapata introduce en el organismo del animal su saliva.

perro-rascandose-garrapatas-comocuidar-a-mi-perroLa saliva de estos parásitos está compuesta por toxinas y moléculas con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y anticoagulantes que reducen la capacidad del sistema inmunitario del animal. De esta forma, la picadura de la garrapata puede llegar a provocar en el perro una parálisis o intoxicación.

Además de estos síntomas, el más evidente que nos indicará que nuestro peludo compañero cuenta con un huésped en su cuerpo es el picor. Observaremos como se rasca continuamente de forma enérgica, tanto con sus patas como con los dientes para intentar eliminar el parásito.

 

Enfermedades que transmiten las garrapatas

Además de producir en el perro los síntomas anteriores, a través de la inoculación de su saliva pueden traspasar al animal una serie de enfermedades:

  • Enfermedad de Lyme o Borreliosis canina transmitida por una de las garrapatas duras, provoca en el animal una inflamación de las articulaciones, fiebre, falta de apetito, decaimiento y problemas renales entre otros.
  • Anaplasmosis, presenta como síntoma principal fiebre alta y como secundarios diarrea, vómitos, falta de apetito y parálisis en las articulaciones inflamadas.
  • Babesiosis, enfermedad transmitida por garrapatas infectadas por Babesia que provoca en el animal una anemia gradual como síntoma principal, así como ictericia y fiebre.
  • Hepatozoonosis, patología de carácter parasitario transmitida, principalmente, por la garrapata Rhipicehpahlus, que provoca hipertermia, anemia, poliuria y produce problemas de motricidad como síntomas principales.
  • Anemia, en los casos de perros con múltiples garrapatas adheridas se puede llegar a producir una anemia aguda.
  • Parálisis, provocada por las toxinas que componen la saliva de la garrapata. Suele mostrar los primeros signos pasados dos o tres días tras la picadura del parásito, empezando por una flojera general del animal y terminando por una parálisis completa si no se trata a tiempo.

Si sospechas que tu perro podría padecer cualquier de estas enfermedades, u otra patología no nombrada, no lo dudes y acude al veterinario cuanto antes. Las garrapatas son portadoras de múltiples enfermedades, por lo que si identificas una en su cuerpo deberás llevar a tu mascota a un especialista para ser examinado.

 

Cómo eliminar una garrapata

Antes de picar, la garrapata se recorre el cuerpo del animal en busca del mejor lugar para hospedarse. De esta forma, antes de que pique podemos comprar un peine para pulgas y peinar varias veces todo su pelaje, su precio y es muy bajo y a todos nos viene bien tener uno, sobretodo si tu perro tiene el pelo largo. Con este utensilio podremos atrapar tanto a ninfas como a garrapatas adultas, no a larvas, y eliminarlas al momento para evitar que pique a nuestro can o nosotros mismos.

Si por el contrario tu perro ya presenta síntomas de picadura, la forma más rápida de identificarla es manualmente. Así pues, ármate de paciencia, fíjate en las zonas donde tu perro se rasca de forma continua, acomódalo y empieza a inspeccionar palpando la piel a contrapelo en busca de un parásito con forma ovalada-redondeada, de entre 30 mm y 1 cm y medio de tamaño. Recuerda que en función del tipo de garrapata puede tener la piel dura o blanda. Si descubres entre una y tres, puedes retirarlas a mano, pero si encuentras un número mayor lo mejor es utilizar productos remitidos por el veterinario.

Cómo eliminar la garrapata manualmente

como-quitar-garrapatas-como-cuidar-a-mi-perro

Una vez identificada, deberás hacerte con unas pinzas, su coste no llega a los 2€, agarrar el parásito con ellas lo más cerca de la boca posible y empezar a tirar con suavidad, siempre hacia arriba. Jamás lo hagas de forma brusca ni la gires, puesto que solo conseguirás retirar una parte de su cuerpo y dejar adherido a tu perro la otra, provocando una infección mayor.

Después de retirar la garrapata del cuerpo de nuestro perro, es imprescindible desinfectar la zona y acudir al veterinario para que pueda examinar al animal y determinar si el parásito le ha traspasado alguna enfermedad. Asimismo, si nuestro perro tiene adheridas a su cuerpo muchas garrapatas, lo más aconsejable es llevarlo al veterinario para que le aplique el producto antiparasitario que considere oportuno, siendo la pipeta el tratamiento de elección por su rápida eficacia.

 

Medidas para prevenir que nuestro perro tenga garrapatas

Para prevenir que nuestro perro se convierta en el hospedador de estos molestos parásitos, existen en el mercado una serie de productos que debemos adquirir y utilizar:

Todos estos productos se pueden acquirir en veterinarios, peluquerías caninas o tiendas físicas u on-line de mascotas. No deberemos interrumpir el tratamiento, siempre debemos tener a nuestro perro protegido a no ser que el veterinario nos lo diga.

Además de utilizar los productos mencionados, deberemos prestar especial atención a los lugares que frecuentamos con nuestro perro durante las épocas de mayor actividad de los parásitos, intentando evitar aquellas que puedan resultar infestadas por ellos.

Espero que todos estos consejos os ayuden a manter a vuestros perros a salbo de las garrapatas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *