Dieta-Barf-perro - Como cuidar a mi perro

Claves sobre la dieta BARF

Como ya sabéis Drako es muy exquisito con la comida, y la mayoría de los piensos del mercado no le sientan bien y aunque he encontrado alguno que le sienta bien como por ejemplo la marca Luposan muchos días alimento a Drako con dieta natural, lo que todos conocemos como dieta BARF o ACBA, que se basa en alimentar a nuestros perretes con alimentos crudos, como por ejemplo guisantes, manzana, zanahoria, pollo, sardinas…. Y una amplia gama de alimentos disponibles para todos los bolsillos

La verdad es que empecé a interesarme por esta dieta porque Drako no comía nada, ningún pienso le gustaba y la inmensa mayoría le hacían estar con diarreas, cuando me puse a investigar vi que muchos piensos de “alta gama” solo estaban compuestos de harinas y cereales….algo totalmente ilógico ya que nuestros perros no son vacas ni ovejas, son carnívoros descendientes del lobo, asique leyendo y leyendo me encontré con este tipo de alimentación que la verdad es fantástica, sé que el pienso es muy cómodo para todos, yo ya os digo que lo sigo usando, pero solo marcas de verdad buenas y aptas para el consumo humano.

Cómo combinar pienso con comida natural - como cuidar a mi perro

Al igual que yo seguro que tenéis dudas de sobre esta alimentación así que voy a hacer un listado con los puntos clave que responden a muchas de esas dudas que yo he tenido y que seguro que vosotros tenéis.

 

  1. Es una alimentación puramente natural: Sólo se usan productos frescos y naturales, conservados de la misma manera que conservamos nuestra comida, la mayoría de los productos que se usan en la dieta Barf los tenemos en casa, como una pechuga de pollo, zanahorias, etc. ya que el objetivo de las dietas BARF es, hacer que los perros tengan la mejor salud posible junto con la mejor calidad de vida.
  2. A no ser que te pongas súper tiquismiquis, el perro no obtiene el 100% de los nutrientes que se supone que necesita en cada una de las comidas de su vida. Esto no tiene por qué ser malo ¿acaso nosotros en todas nuestras comidas obtenemos el 100% de los nutrientes? Pues la respuesta es no y día a día vamos alimentándonos con diferentes alimentos para obtener todos los nutrientes, igual debemos hacer con nuestros chiquitines, darles cada día alimentos diferentes para mantener su salud al 100%
  3. Vale para cualquier tipo de perro, independientemente de su tamaño, su raza o su edad. Por supuesto, tendrás que variar un poco la dieta aplicando un poco de sentido común: simplemente hay que tener en cuenta si es un cachorro o un perro mayor, si es un perro muy activo o uno muy sedentario, etc.
  4. Les encanta. Si, a todos los perros le gusta mucho comer por fin comida natural, puede que al principio les cueste adaptarse, como es normal, pero luego no querrán otra cosa y lo que mejor es que tú también disfrutaras viendo como comen y preparándoles la comida.
  5. La cantidad diaria recomendada es de entre un 2% y un 3% del peso ideal del perro. En caso de ser cachorro, la cantidad puede aumentar hasta el 10%. Las cantidades de comida siempre dependen del metabolismo y del tipo de vida de cada uno individualmente, pero esta regla es una base sobre la que comenzar y observar. Por ejemplo, si tienes un perro un poco gordito por ejemplo de 45 Kg y su peso ideal es de 38 Kg, debes hacer el cálculo sobre el segundo dato: deberá comer entre 750 gramos y 1Kg de comida al día.
  6. Los huesos crudos no suelen astillarse. Y no, tampoco los de pollo. Los que sí se astillan fácilmente son los huesos cocinados, por lo que está prohibido darle huesos de platos cocinados de la forma que sea. SOLO COMIDA NATURAL
  7. Comparada con el pienso, no tiene por qué ser una dieta cara. Hay piensos muy baratos y muy caros, dependiendo de su calidad. Los piensos de más calidad pueden valer unos 70-100€ el saco de 15-20Kg. Con una dieta BARF, si te gastas 1€ por comida, con 2 comidas al día, estarás invirtiendo unos 60€ en una dieta extraordinaria para tu perro. De verdad que con ese dinero puede ser una dieta para fliparlo. En realidad, con una dieta de este tipo podrás ajustar mucho más los costes de acuerdo a tus posibilidades.
  8. No exige mucha dedicación. Este es uno de los miedos más grandes que tenemos todos los dueños: ¿tendré tiempo y ganas para darle esa dieta a mi perro? En realidad, en cuestión de unos días le coges el truco y ya vas como una moto. No exige mucha preparación, solamente poder almacenar alimentos en el congelador, una batidora para preparar purés que te pueden servir para muchos días y tener un poco de rutina semanal o mensual. Nada más. Apenas son unos minutos al día, en serio.
  9. Llega un momento en que empieza a ser divertido: buscar proveedores de alimentos crudos y que sean lo más baratos posibles, hablar con las carnicerías y pollerías cercanas para que te pidan o te guarden cosas, ir al mercado a ver qué está de oferta esta semana, observar los cambios en tu perro, anotar las cosas que le emocionan y las que parece que no le van mucho… 🙂 cada día será único y así aprenderás mucho más de cómo es tu perro.
  10. Debemos asegurarnos de que siempre le hacemos llegar alimentos en buen estado, aunque su sistema digestivo sea capaz de eliminar muchas de las bacterias que nosotros no podemos puedes cocinar la carne para que sea más segura ante infecciones o parásitos, pero esto hace que pierda muchos nutrientes. La congelación también es un método para la eliminación de muchas bacterias y parásitos, sin perder prácticamente nada de sus propiedades, por lo que es la opción más popular. Mantener los alimentos congelados e ir descongelándolos a medida que se van necesitando.
  11. Aproximadamente el 70% de la dieta debe estar basada en huesos carnosos. En muchos libros los llaman HCC, son aquellos huesos que vienen con carne pegada: alitas, muslitos, cuellos, carcasas de pollo… Son muy nutritivos, fáciles de comer para ellos e incluso divertidos. Inicialmente puedes dárselos machacados para facilitar la digestión.
  12. El otro 30% restante de la dieta es para las verduras, frutas, pescados, queso fresco, huevos, vísceras… Hay algunas verduras y frutas que las tienen prohibidas, como la cebolla o el aguacate, y otras que son muy importantes, como el brócoli, la zanahoria, la calabaza, el plátano… Puedes hacer triturados con la batidora y tener para toda la semana, porque lo normal es que coman verduras 2 ó 3 veces a la semana.
  13. Los yogures también son ideales, sobre todo los probióticos. En los grandes supermercados, los probióticos naturales sin azúcar y de marca blanca son súper baratos. Un par de veces a la semana les sienta de maravilla para sus intestinos, al igual que a nosotros.
  14. Es muy importante la variedad, no sólo pensando en la comodidad o el sabor sino también en los nutrientes que aporta cada tipo de alimento. Se trata de aplicar en su dieta casi todas las cosas que ya sabemos sobre la nuestra.
  15. Existen empresas que comercializan alimentación cruda con las garantías de que no ha sido procesada. Son productos muy cómodos y normalmente vienen ya congelados.
  16. Habla con tu veterinario y explícale lo que vas a hacer. Explícaselo bien, porque parece ser que muchos veterinarios sólo recomiendan usar pienso, porque es la mejor forma de garantizar todos los nutrientes todos los días de la vida del perro. Una comida “clínicamente perfecta”. Puedes hacerle unos análisis de sangre para comprobar cómo están sus niveles antes de empezar, para ver si tiene alguna deficiencia que tengas que tener en cuenta a la hora de escoger los alimentos.
  17. No seas un extremista: la dieta natural es muy buena y las dietas de pienso también, aunque tú opines que una es mejor que otra.
  18. Busca a otras personas que estén utilizando dietas naturales y comparte con ellos lo que vas observando, tus experiencias personales, los alimentos que utilizas y cómo te organizas. Es genial poder aprender unos de otros.dieta_barf - Como cuidar a mi perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *