Celo de las hembras - Como cuidar a mi perro

El celo en las hembras

Todos los dueños de perros sabemos que tarde o temprano nuestros cachorritos crecerán y se convertirán en adultos, en el caso de las hembras, sabemos que ya son maduras cuando le viene su primer celo.

El celo en la hembra nos indica que ya podría reproducirse, o sea, que ya está físicamente preparada para ser mama. En el caso de las hembras de razas pequeña, el primer celo se manifiesta entre los 6 y los 8 meses de edad y en las hembras de razas grandes es normal que se produzca hacia los 11 o 12 meses.

Celo de las hembras - Como cuidar a mi perro

Síntomas del celo en las hembras

El ciclo sexual de la nuestra perrita en celo se divide en diferentes partes y es necesario distinguir cada una de ellas si queremos cruzar a nuestra perra, o si simplemente queremos saber en qué fase se encuentra para controlarla si por el contrario no queremos cruzarla.

El poestro: Esta fase dura entre 7 y 10 días, en ella se le hincha la vulva y existen pérdidas sanguinolentas y aunque la hembra atrae machos, rechaza la monta o actividad sexual.

El estro: Esta fase dura entre 5 y 15 días, en este período la hembra acepta al macho. Se produce la ovulación, la vulva sigue hinchada, pero disminuyen las pérdidas de sangre.

Es muy importante anotar la fecha del primer celo de nuestras perritas, de esta forma sabremos cuánto durará el ciclo en próximas ocasiones. Un ciclo normal puede durar de 5 a 10 meses según las razas, y debe ser constante. Es normal que los períodos se adelanten o retrasen en el caso de algunas hembras. Cualquier duda no dudéis en consultarle a vuestro veterinario de confianza.

También es normal que una perra tenga tan solo un celo al año, Por el contrario, si tu perra tiene 3 ó más celos al año, consulta a tu veterinario para ver si es conveniente realizarle algunas pruebas y analíticas a tu perra.

Síntomas y Comportamiento de una perra en celo

Celo de las hembras - Como cuidar a mi perro

Lo más habitual es que observemos algunos cambios de comportamiento en nuestra perra cuando entra en celo. De primeras, se volverá más juguetona y más cariñosa, y seguramente desee estar cerca de nosotros y que le hagamos caricias con más frecuencia de lo normal.

Pero lo más evidente lo verás cuando salgas a la calle a pasear con ella. Si tu perra está en celo, los machos sentirán su olor y se acercarán a tu perra con insistencia. Verás que los perros machos la quieren olfatear, quieren seguirla, jugar con ella, e intentar montarla, esta época es muy delicada y si no quieres cruzarla deberías extremar las precauciones y tener mucho cuidado de no dejarla a solas con un macho.

También es normal si una perra en celo no come, muchas suelen sufrir cierta pérdida de apetito en esos días, no se sienten cómodas. También es normal que las perras sangren, depende de cada ejemplar, aunque normalmente las perras no sangran mucho, por norma general manchan solo unas gotitas, pero puede haber hembras que llegan a sangrar bastante. Para éstas existen en el mercado compresas absorbentes especiales para perras (braguitas para perras).

¿Debemos dejar que nuestra perra se quede embarazada en su primer celo?

Las perras en celo se pueden quedar embarazadas en su primer celo, pero no es nada recomendable. Las perras embarazadas en su primer celo pueden tener varios problemas:

  • problemas físicos: su cuerpo no está suficientemente maduro y desarrollado para afrontar un embarazo con plenas garantías.
  • problemas psicológicos: algunas perras demasiado jóvenes rechazan a sus cachorros porque no saben cómo actuar y sucumben al estrés.

¿Las perras deben criar una vez en la vida por lo menos?

Esta es una falsa creencia que está bastante extendida, y que seguramente a muchos os hayan dicho. Las perras no necesitan ser madres, no se van a desarrollar mejor, ni van a vivir más tiempo ni van a estar más sanas, ni se les va a “templar el carácter” por ello.

No es necesario para tener una vida sana y feliz que ninguna perra tenga cachorros. De hecho, la esterilización de las perras reduce las posibilidades de sufran tumores mamarios en el futuro. Así que si no quieres que tu perra crie la opción más recomendable es la esterilización. Tu perra no tendrá cachorros, ni tumores y tu vivirás más relajado porque no tendrás que ser su policía vigilante durante el celo todos los años de su vida…

La esterilización de las perras es una operación relativamente sencilla, que realiza el veterinario y que no requiere el ingreso de la perra ni que ella pase la noche en el centro veterinario

4 pasos para mantener al perro limpio - como cuidar a mi perro

¿Las perras tienen menopausia?

las perras no tienen menopausia. Las hembras podrán seguir teniendo cachorros cuando ya sean viejitas, prácticamente hasta el fin de sus días. lo que sí ocurrirá es que su fertilidad se verá mermada, y la fuerza de su organismo para sacar adelante la camada también.

Si tienes una perra vieja que no has esterilizado tendrás que seguir vigilándola cada vez que entre en celo, y no permitas que tu perra anciana tenga cachorros porque con la edad, tanto el parto como la lactancia y la crianza de los perritos se complican mucho. ¡Mejor sé responsable y deja a tu perra

 

Espero que este post os haya ayudado a saber más de como es el celo de una perra, espero vuestros comentarios para aprender más de como es el celo de las hembras y como lo lleváis vosotros.

1 comentario en “El celo en las hembras

  1. Por esa falsa creencia de “han de tener al menos una camada” tenemos la superpoblación que tenemos… y lo que es peor, la cantidad de perras y gatas con tumores, piometra y demás trastornos. Mi abuela se empeñaba en no castrar a nuestra última gata (casera 100%, que jamás conoció gato alguno) porque “no era natural” y la pobrecita tuvo piometra (casi la mata) y tumores mamarios… aunque se la castró y se le quitó una de las cadenas mamarias, al final el cáncer se la llevó. Tuvo una vida larga y feliz, pese a eso (vivió casi diecinueve años) pero podría haber sido mucho mejor sin enfermedades y, sobre todo, sin el desatino que le suponía estar en celo cada dos por tres (las gatas tienen muchos más celos que las perras).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *