La procesionaria

oruga-procesionaria - Como cuidar a mi perro

 

Los expertos recomiendan evitar el contacto con la procesionaria a toda costa, pues puede hacer enfermar de gravedad a quienes la toquen, en especial a los niños y perros.

 

Este es uno de los primeros enemigos que debemos conocer cuando tenemos perros, son extremadamente peligrosas para ellos y debemos saber cómo actuar en caso de que se crucen en nuestros caminos. Por norma general cuando va terminando el frío y se acerca la primavera es el momento en el que hay que tener ojo avizor para que nuestros perretes no se acerquen a estas orugas.

<< Hay que tener cuidado entre febrero y abril >>

Debido al cambio climático cada vez hay más y, además, su radio de acción las ha acercado aún más a las áreas urbanas. Por eso mismo, aunque obviamente donde suelen estar es en los pinares también nos podemos topar con ellas en jardines y parques públicos en casi todas las ciudades, tanto de la Península como de Baleares.

Lo malo es que cada vez aparecen antes, en diciembre y en enero.

En Madrid por ejemplo te las puedes encontrar en El Retiro, en el parque de Tierno Galván y en el Lineal, entre otros. Ha habido alertas por plagas de procesionaria en el Litoral Mediterráneo, en Alicante, Andalucía… En Castelldefells también, así como en Barcelona, tanto en el Parque de la Estació del Nord como en el parc de la Pegaso. En Murcia, en Galicia… en fin, por todos lados, ¡hay que tener mucho cuidado!

 

¿Por qué se llaman procesionarias y cómo reconocerlas?

Después de permanecer durante todo el invierno en unas bolsas de seda colgadas en los pinos, muy características y fáciles de distinguir, con la subida de la temperatura del final del invierno, las orugas de la Procesionaria se disponen en una hilera, bajan de los árboles y buscan un sitio adecuado bajo tierra para efectuar su muda. Esta “Procesión” (de donde toma el nombre común de procesonaria), les llama mucho la atención a los perros que se acercan, las huelen, juegan con las orugas y en muchas ocasiones las cogen con la boca.

oruga-procesionaria - Como cuidar a mi perro

 

Son extremadamente venenosas: producen urticarias y alergias tanto en personas y en animales.

Si tu perro olisquea o, peor, lame a una de estas orugas debes llevarle inmediatamente al veterinario.

 

¿Cómo saber si tu perro ha estado en contacto con una procesionaria?

 

  • Inflamación de la cara (edema facial) y de los párpados
  • Inflamación de los labios y de la mucosa oral
  • Inflamación de la lengua que conduce a la imposibilidad de cerrar la boca, provocando en muchas ocasiones oscurecimiento y necrosis parcial de la lengua
  • Salivación abundante
  • Jadeo, sobre todo por el dolor
  • En caso de ingesta puede provocar asfixia por edema del laringe, vómitos y hemorragias.
  • Shock anafiláctico y muerte

 

PICADURA-PROCESIONARIA - como cuidar a mi perro

 

Una rápida actuación veterinaria es fundamental para controlar el cuadro clínico y evitar complicaciones, que pueden conducir a un fatal desenlace. Por ello es imprescindible acudir de urgencia a un veterinario.

Como primeros auxilios se puede efectuar un buen lavado de la zona afectada con suero fisiológico o agua, pero sin frotar para evitar la rotura de los pelos clavados y así evitar que se libere más toxina. En casos graves es necesaria la hospitalización.

También puedes dar aviso, si sabes dónde se produjo el incidente. Llama a la policía municipal, a la guardia urbana, al departamento de medio ambiente de tu ayuntamiento…

 

 

Texto: Como cuidar a mi perro  Imagenes: veterinarios Sondureta e imagenes creative commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *